¿El Estado Nos Obliga a Usar Cinturón de Seguridad porque Nos Quiere Proteger? ¿O Es Otra La Causa?

Cinturón de Seguridad: ¿Por qué no se usa en colectivos y a ti en el auto te obligan a usarlo?

Siempre me he preguntado por qué en los automóviles es obligatorio el uso del cinturón de seguridad, mientras que en los transportes públicos no se exija mientras viaja gente parada y hacinada como ganado.

Pero lo que más me asombra es que la gente no pareciera darse cuenta de este hecho, y jamás he escuchado a personas cuestionando dicha diferencia de criterio y de aplicación de las leyes. No sé si es que no se dan cuenta o que simplemente lo aceptan como una cuestión más de las múltiples imposiciones arbitrarias que los gobiernos suelen ejercer sobre los ciudadanos.

El Estado, con un criterio mesiánico, te obliga a tomar una medida de seguridad sobre tu cuerpo, olvidándose del dicho que últimamente se escucha con tanta frecuencia de «mi cuerpo es mío».

Por un lado, el Estado me cobra una multa si no me pongo el cinturón de seguridad. Por otro lado, viajo en transporte público de corta y media distancia y no tengo la posibilidad de ponerme el cinturón de seguridad porque no tienen, y menos aún si me toca ir parado.

¿Cuál es la causa de ésto? ¿Tengo menos riesgo si voy en el transporte público? Evidentemente no tengo menos riesgo al ir en transporte público de pasajeros.

¿Cuál es la causa entonces para que el Estado nos quiera cuidar tanto si vamos en automóvil y nos desproteja tanto si vamos en colectivo?

La causa es muy simple: el Estado recauda buenas cantidades de dinero en multas por ir sin el cinturón de seguridad.

No es porque las autoridades nos quieren tanto que buscan cuidarnos como si fuésemos niños y no fuéramos capaces de tomar nuestras propias decisiones, de lo contrario también nos cuidarían cuando vamos en transporte público.

En el caso de los transportes públicos, la multa la deberían recibir los Municipios que habilitan a que en dichos transportes no se utilice el cinturón de seguridad.

No me asombra para nada que el Estado recurra a los recursos más increíbles para quitarle el dinero al ciudadano y satisfacer su voracidad fiscal. Lo que realmente más me asombra que ningún letrado o alguna persona de peso político o institucional plantee el tema ante las autoridades legislativas, etc., ya que la incoherencia y arbitrariedad de las disposiciones relacionadas con el cinturón de seguridad son más que evidentes y obvias.

Author: Ricardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *