Una Isla Prohibida que Nunca Podrás Visitar porque…

Isla de las Cobras, en Brazil

La Isla de Quemada Grande, conocida también como Isla de las Cobras, es un territorio insular de 43 hectáreas que se encuentra en aguas del Atlantico, a menos de 150 kilómetros de la costa del estado de São Paulo, en Brasil.

Es una isla inhóspita y es el habitat de una de las especies de serpiente más venenosas del mundo, que es la Bothrops insularis también conocida como «Serpiente de la Isla Quemada». Se cree que hay una serpiente por cada cinco metros cuadrados.

La Bothrops insularis es una serpiente que se caracteriza por su color dorado, más claro en la parte inferior. Su longitud media es de 70 centímetros, pero se han encontrado algunos ejemplares de más de 1 metro.

El gobierno brasileño prohibió que cualquier persona pueda ingresar a esta isla, excepto a algunos científicos en especial que ingresan para realizar estudios sobre los ofidios.

Las leyendas de las pocas personas que conocen la isla dicen que hay 5 serpientes por cada metro cuadrado, mientras que un documental cinetífico que realizó Discovery Channel menciona que en algunos lugares hay hasta una serpiente por metro cuadrado. Además existen otras especies de víboras en dicho lugar.

Esta serpiente se considera una especie en peligro de extinción ya que no tiene ningún otro hábitat, corriendo peligro por los incendios forestales y la existencia de endogamia.

En la isla hay un faro, que en la actualidad funciona automáticamente, sin operarios. Se cuenta una historia de que hace años el faro estaba manejado por trabajadores, pero las serpientes mataron a todos.

Hubo proyectos para iniciar una plantación de plátanos en la isla, pero fracasaron.

Se cree que el nombre queimada (quemada) que proviene del idioma portugués, se le dio por la quema de bosques que puede haber sido por ejemplo para limpiar la tierra para la agricultura.

En 1985 la isla fue declarada como Área Relevante de Interés Ecológico.

Fuentes: Wikipedia, Pa’ dónde nos vamos, Atlas Obscura.

Author: Ricardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *