¿Has Sufrido la «Fatiga de Zoom» durante la Cuarentena?

Fatiga de Zoom

Durante la aparición de la cuarentena por la pandemia de coronavirus, ha aparecido el síndrome de «Fatiga de Zoom».

Últimamente se ha hecho popular en las redes sociales y ha tenido muchas búsquedas en los servicios de buscadores de Internet.

Es por la situación de encierro y distanciamiento social que se ha incrementado el uso de videollamadas para trabajar y también para conectarse socialmente.

Esta situación también ha generando agotamiento y ansiedad en las personas.

La revista Harvard Bussines Review, publicó un estudio en el que menciona que la razón es en parte porque esta interacción a través de videollamada, obliga a que las personas deban concentrarse en forma más intensa en las conversaciones para captar la información.

En una reunión normal en el mundo físico, las personas pueden confiar en sus habilidades perceptivas y cognitivas para ponerse al día si se distraen y pierden parte de la información, haciendo una pregunta o solicitando que se repita cierta parte de la exposición, etc.

“Sin embargo, durante una videollamada, es imposible hacer esto a menos que use la función de chat privado o trate incómodamente de encontrar un momento para desactivar el silenciador de su micrófono y pedirle al colega que está hablando que repita lo que acaba de decir”, menciona el estudio.

Se llamó a este síndrome como «Fatiga de Zoom» por ser esta la plataforma más usada durante la cuarentena, pero los estudios indican que cualquiera de las otras plataformas pueden causar el mismo efecto.

Si bien poco a poco se iba produciendo un cambio del trabajo presencial por el teletrabajo, la pandemia de coronavirus y el confinamiento aceleraron dicho cambio adelantando el futuro.

Muchas personas que antes trabajaban en forma presencial desplazándose hasta algún lugar de trabajo, ahora lo hacen en sus casas con el ordenador.

Pero ¿puede afectar psicológicamente el teletrabajo a las personas que habitualmente hacían trabajo presencial? Para algunas personas ha resultado un cambio agradable, mientras que para muchas otras ha sido una modificación a la que les está siendo difícil adaptarse.

Según la revista IFLScience, la conversación se basa en una interacción entre dos o más personas, y para que se realice con normalidad y fluidez los participantes en las videollamadas deben confiar en que las demás personas que participan en dicho chat perciban las señales de la conversación para evitar que varias personas hablen a la vez.

Por esta causa la comunicación se complica en estas videollamadas porque las señales de conversación se distorsionan. Además, si son muchas las personas que participan en el chat se vuelve aún más dificultoso.

«En general, el mayor esfuerzo requerido para monitorear y contribuir a los chats en línea basados en video exige más concentración y conlleva más frustración que en el mundo real, de ahí el mayor cansancio y menor disfrute asociado con su uso», menciona el texto del estudio.

Las investigaciones recomiendan seguir las siguientes 5 recomendaciones para evitar la fatiga o frustración causada por Zoom o las videollamadas en general:
1) Evite las multitareas.
2) Tome descansos
3) Reduzca los estímulos en pantalla.
4) Cambiar a llamadas telefónicas o correo electrónico.
5) Evite el uso predeterminado de video con extraños.
6) Haga que los eventos sociales virtuales sean opcionales.

El Teletrabajo ha llegado para quedarse, debemos adaptarnos a dicha forma de trabajar que tiene muchas ventajas sobre el trabajo presencial.

Fuente: Voa Noticias

Author: Ricardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *