Flor con Cara de Mono ¿Existe Realmente?

En la zona selvática y montañosa de Colombia, Ecuador y Perú, pueden encontrarse unas flores con la apariencia de pequeños rostros de mono.

Esta sorprendente característica se presenta en las orquídeas del género Dracula.

Orquídeas Mono

Muchas de especies de dicho género han sido vistas sólo una vez y se encuentran en peligro de extinción.

El Dr. Gary Meyer, estudioso de este tipo de orquídeas comenta que el rasgo que más las hace asemejar al rostro de un primate es esa especie de labio protuberante que ostentan. En realidad, esa característica cumple la finalidad de imitar no a los monos, sino a los hongos que atraen a las moscas polinizadoras de estas orquídeas, cuyo olor llegan a emanar.

Los “ojos” están formados por pétalos, y la “nariz” por la columna, el aparato reproductor de la planta.

Son flores que necesitan de un clima muy especial para florecer: más del 80% de humedad y entre los 4,5 y 13ºC de noche y no más de 26,5ºC de día.

En la selva montañosa las orquídeas mono pueden florecer en cualquier momento, no dependiendo de la estación del año.

Su aroma es similar al de una naranja madura.

La orquídea cara de mono fue descripta en el año 1978 por el botánico Luer, pero está en una familia que contiene más de 120 especies que en su mayoría se encuentran en el Ecuador.

Sólo unos pocos expertos en el cultivo de orquídeas han logrado, bajo estrictos cuidados, lograr que crezca en ámbitos ajenos a la selva montañosa ecuatorial.

Sin duda, la orquídea cara de mono es una especie de una extraordinaria belleza que no deja de sorprendernos.

Fuentes: Quo, EcuRed.

Author: Ricardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *