Epecuen, la Ciudad con 1 solo Habitante

La ciudad de Villa Epecuen, en Argentina, provincia de Buenos Aires, fue próspera en tiempos pasados gracias al turismo termal.

Se encuentra a orillas del lago Epecuén, cuyas aguas saladas de propiedades benéficas para la salud, atraían a gran cantidad de turistas. Se dice que las aguas del lago tienen una propiedad similar a las del mar Muerto, ya que por su gran salinidad se puede flotar fácilmente.

En Villa Epecuén el agua fue el principio de su antigua prosperidad y luego el fin de la misma.

En el año 1985 el lago comenzó a crecer con motivo de las lluvias produciéndose una inundación que llegó hasta aproximadamente diez metros de altura.

Todos los habitantes abandonaron la ciudad, la mayoría de ellos se desplazaron a la localidad de Carhué, excepto un solo hombre llamado Pablo Novak.

Con los años, las aguas se replegaron, dejando un escenario apocalíptico de ciudad destruída cubierta de color blanco por la sal de las aguas. Desde ese momento la ciudad comenzó a ser visitada por turistas para contemplar la imagen pintoresca de las ruinas, y ha sido utilizado como escenario para filmar películas de terror.

Pablo Novak, único habitante de la ciudad, a pesar de su avanzada edad sigue permaneciendo en Epecuén y se niega a abandonar este pueblo fantasma.

Actualmente, un empresario hotelero está tratando de reactivar el turismo termal.

Villa Epecuén, pintoresco escenario apocalíptico, nos recuerda la prosperidad de otras épocas, bonanza que fue consecuencias de las aguas termales del lago. Su posterior destrucción también causada por las aguas del lago.

El último habitante de la ciudad queda como único custodio de las ruinas que son recuerdo de épocas pasadas.

Author: Ricardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *