El Pueblo Misterioso de los Albinos en La Rioja, Argentina

El pueblo de Aicuña se encuentra en el corazón de las Sierras de Famatina, provincia de La Rioja, en República Argentina.

La escasa población asciende a 300 habitantes, de los cuales una gran cantidad son albinos.

Para llegar a este pueblo hay que recorrer 60 kilómetros desde Chilecito transitando caminos de cornisa con curvas peligrosas que bordean precipicios entre pintorescas y coloridas montañas.

El pueblo de Aicuña es un lugar de una particular belleza en donde se destaca su entorno natural.

Hay un alto porcentaje de personas albinas entre los pobladores. Estadísticamente en el mundo hay aproximadamente un albino por cada diecisiete mil personas, mientras que en la localidad de Aicuña se dice que hay un albino por cada noventa personas, cifra que no me convence ya que creo que hay más cantidad de albinos allí.

El médico Eduardo Castilla en su libro sobre Aicuña menciona que el coeficiente de albinismo en este pueblo es casi doscientas veces mayor que en el resto del planeta.

En Aicuña, a fines del siglo XIX se han registrado nacimientos de cuarenta y seis albinos en una población de 300 habitantes.

El alto grado de albinismo ha sido causado por el aislamiento del pueblo a lo largo de aproximadamente 4 siglos, lo cual provocó que su población se vaya desarrollando bajo un sistema de endogamia, es decir que el casamiento entre personas emparentadas era frecuente.

La endogamia de la población puede comprobarse en el hecho de que la mayor parte de las personas son de apellido Ormeño.

De las 200 personas aproximadamente que figuran en el padrón, hay 143 son Ormeño. Y en la escuela, de los 100 alumnos, 87 llevan el mismo apellido.

Periodistas que han ido a investigar el tema mencionan que hay una especie de censura sobre la palabra albinos o albinismo en Aicuña, que impide mencionarla en voz alta, es como si fuese un tabú.

Desde que en la década de los ochenta la revista 7 Días publicó un artículo en el que se trataba en forma despectiva a los albinos de Aicuña, muchos de sus habitantes se volvieron ariscos y huidizos con los forasteros.

A partir de la publicación de la revista 7 Días, comenzó a llegar gente de otras ciudades para ver a los albinos, fotografiarlos y entrometerse en la rutina de Aicuña.

Estos acontecimientos fueron la causa de que los habitantes traten de evitar a los turistas curiosos.

El albinismo se debe a la ausencia congénita del pigmento melánico, es por eso que la piel y los ojos son de una tonalidad rosada y el pelo blanco. Los rayos solares les producen daño, por lo tanto los albinos suelen protegerse con anteojos oscuros.

Para que una persona nazca albina, tanto su madre como su padre deben ser portadores de ese gen, 

Aicuña fue en principio un terreno comprado por el general español Pedro Nicolás De Brizuela para que uno de sus hijos nacido fuera del matrimonio o ilegítimo, fuese dueño de una propiedad que nunca nadie pudiera quitarle.

Sin embargo los hijos legítimos de De Brizuela quisieron quitarle esa propiedad a su hermano en varias oportunidades. Esta situación obligó a los habitantes de Aicuña a evitar los matrimonios con personas fuera de la comunidad de dicho pueblo, para que no pudieran originarse nuevos argumentos de los hijos legítimos del general para reclamar las tierras.

Los habitantes de Aicuña optaran por vivir durante siglos, como una comunidad totalmente cerrada, dando la espaldas a los otros pueblos de la región.

Si bien el hijo ilegítimo del general De Brizuela no era albino, llevaba en su carga genética el gen del albinismo, y sus hermanos sí eran albinos.

El rumor de que el alto índice de albinismo en Aicuña fue un castigo divino para sus costumbres incestuosas, se fue formando en las mismas localidades vecinas. Pero en realidad la endogamia no es necesariamente incesto.

El primer Ormeño fue un inmigrante de Perú que tuvo ocho hijos con una mujer cuya única hermana sólo tuvo un hijo. De esos nueve bebés fundacionales, ocho ya eran de apellido Ormeño, o sea la misma proporción de la población actual.

Fuente: La Nación, Infobae .

Fuente de la imagen: Infobae.

Author: Ricardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *