El Pollo Sin Cabeza que Vivió 1 Año y Medio

En setiembre de 1945 un agricultor de Fruita, Colorado en Estados Unidos, llamado Lloyd Olsen Zweedijk fue a buscar un pollo para la cena.

Seleccionó un gallo de 5 meses llamado Mike, y trató de decapitarlo para faenarlo y cocinarlo.

A pesar del hachazo, el pollo Mike seguía siendo capaz de mantener el equilibrio sobre una percha y caminar con torpeza; incluso intentó acicalarse y graznar, aunque no lo consiguió.

Ante la sorpresa de que el ave no moría, el Sr. Olsen comenzó a cuidar a Mike, dándole de comer una mezcla de leche y agua a través de un gotero; además de pequeños granos de maíz.

Se cree que el corte no alcanzó la vena yugular, dejando un oído y la mayor parte del tronco encefálico intactos.​

Cuando se habituó a su nueva consición, Mike pudo fácilmente alcanzar por sí mismo las perchas más altas sin caerse.

Su canto no era del todo normal y consistía en un gorgoteo hecho con la garganta.

El pollo Mike se acicalaba y trataba de picotear moviendo su cuello en busca de alimento.

Su dueño comenzó a apostar por cervezas u otras cosas que tenía un pollo vivo sin cabeza, y el rumor en torno a esta ave milagrosa comenzó a correr por Fruita. 

El diario local envió un reportero para verificar la noticia, y dos semanas más tarde se le acercó un promotor de espectáculos proponiéndole llevar el pollo al circuito de espectáculos de feria, y fue llevado de gira junto a su dueño por distintos lugares de Estados Unidos.

Como consecuencia de ser un caso tan extraño, Mike alcanzó fama, y comenzó a ser exhibido en compañía de otras criaturas extrañas tales como un becerro de dos cabezas.

Fue fotografiado por muchos periódicos y revistas, entre ellas Time y Life.

En esa época también se produjo una cantidad de decapitaciones de pollos, pero no se conoce de ninguna que haya tenido los resultados tan notables como la de Mike.

En marzo de 1947, durante una gira en la que se exhibía al pollo sin cabeza, en una parada en un motel de Arizona, Mike comenzó a asfixiarse a la mitad de la noche. Como los Olsen habían olvidado en otro lugar las jeringas para aspirar la obstrucción en las vía respiratorias, no pudieron salvarlo y murió afixiado.

Fuente: Wikipedia – BBC.

Author: Ricardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *