Científicos Descubren que Hay Seres que Habitan en las Nubes

Hay vida en las nubes

A nivel popular se cree que las nubes están compuestas por vapor de agua suspendido en el aire, el cual se evapora de mares, lagos y ríos y al ascender se forman las nubes. Eso es una verdad a medias ya que el agua en estado gaseoso es invisible, y las nubes se ven a kilómetros, por tanto, el vapor quedaría descartado.

En realidad las nubes son diminutas gotas de agua líquida en suspensión, o heladas si se encuentran a suficiente altura, que se mantienen en el aire debido a su pequeño tamaño, que oscila entre 0,2 y 0,3 mm de diámetro.

Sólo caen en forma de precipitación cuando llegan a medir entre 1 y 5 milímetros. Su color blanco característico se debe a la luz del sol que incide en estas gotitas.

Hasta hace un tiempo se creía que la única composición de las nubes eran estas sustancias inertes no biológicas, pero según investigaciones realizadas por científicos de California en San Diego y el Instituto de Oceanografía Scripps, en Estados Unidos, se llegó a la conclusión de que hay vida en las nubes.

Se estudiaron muestras de gotas de lluvia y residuos de cristales de hielo, los cuales fueron obtenidos durante un vuelo de un avión C-130 a través de las nubes.

Las mediciones de las muestras fueron tomadas «in situ», por lo que es muy importante para determinar que la medición es correcta sin permitir que influyan otros factores.

Al analizarse las partículas se comprobó la existencia de polvo y material biológico.

Dicho material biológico estaba compuesto por bacterias, esporas de hongos y residuos de plantas.

Los aerosoles son partículas que forman el «esqueleto» de las nubes y el hecho de que haya presentes también elementos biológicos es un gran descubrimiento.

Se cree que las partículas biológicas que son levantadas por tormentas de viento.

Por ejemplo, una tormenta de arena que se produzca en Asia, interviene en la formación y cristalización de las gotas de agua en las nubes, y al levantarse transportan las partículas de polvo de la forma mencionada, y entre ellas las esporas de hongos, bacterias, etc.

Se cree que una precipitación que caiga en América, podría transportar por ejemplo bacterias provenientes de Asia.

Fuente: Planeta Curioso

Author: Ricardo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *